Dulces, Recetas de Cocina

Tarta de San Valentín, pasión de chocolate

En pocos días se celebra San Valentín, el santo del amor, de la pasión, que siempre representamos con el corazón rojo, con rosas y bombones y no puede ser mejor momento para preparar esta preciosa tarta, llena del terciopelo rojo y de montañas de chocolate en distintas formas, en bizcocho, en mousse, en la cobertura, bañando las frambuesas… una “chocolocura” que solo nos debemos permitir muy de vez en cuando porque realmente es una auténtica bomba.

Es una tarta laboriosa, por eso hay que reservarla para ocasiones especiales como el cumpleaños de alguien muy querido o para celebrar el día del amor con aquellos a los que amamos.

Esta formada por un bizcocho red velvet  (cuya receta encontrareis  pinchando aquí,) un bizcocho de chocolate, una mousse también de chocolate, nata montada, cobertura de chocolate negro y la decoración que más guste.

Ingredientes para el bizcocho de chocolate:

  • 190 gramos de azúcar
  • 120 gramos de harina
  • 60 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 40 gramos de cacao sin azúcar
  • 2 huevos (siempre uso ecológicos de Aldi)
  • 150 ml de leche entera (también uso el ecológico de Aldi)
  • 1 sobre de levadura tipo Royal
  • una pizca de sal

Ingredientes para la mousse de chocolate:

  • 600 ml de nata para montar
  • 160 gramos de azúcar moreno de caña integral
  • 3 huevos
  • 290 gramos de azúcar
  • 250 gramos de chocolate de buena calidad

Ingredientes para hacer la nata montada:

  • 350 ml de nata para montar
  • 80 gramos de azúcar glas

Los ingredientes para el bizcocho red velvet, los tenéis en el post que os indiqué anteriormente y para la cobertura son necesarios 180 gramos de chocolate de calidad y 25 gramos de mantequilla.

Elaboración:

Haced el red velvet siguiendo la receta y dejad que se enfríe mientras hacemos el otro bizcocho.

Precalentar el horno a 180 grados con calor arriba y abajo. Engrasar y enharinar el molde. Yo he utilizado para los dos bizcochos un molde con forma de corazón porque es para el día de San Valentín pero podéis utilizar el que queráis, las medidas son para uno de unos 22 cm de diámetro.

El bizcocho de chocolate es muy sencillo, en un bol se pone el aceite, el azúcar y los huevos, se baten hasta su total incorporación.

Mezcla de huevos, aceite y azúcar
Mezcla de huevos, aceite y azúcar

En otro bol tamizamos la harina, el cacao, la levadura y una pizca de sal e integrar en la mezcla anterior hasta que quede una masa homogénea.

Aspecto de la masa para el bizcocho de chocolate
Aspecto de la masa para el bizcocho de chocolate

Verter la masa en el molde e introducir en el horno una media hora o hasta que pinchando con una brocheta, salga limpia. No habráis el horno hasta pasada la media hora o se bajara.

Una vez hecho dejar enfriar mientras que hacemos la mousse y la nata montada.

Los dos tipos de bizcochos ya están esperando a ser rellenados
Los dos tipos de bizcochos ya están esperando a ser rellenados

Para la mousse hay que  fundir el chocolate, a mí me gusta hacerlo al baño María pero también se puede hacer en el microondas.

Siempre fundo el chocolate al baño María, controlo mejor el punto de fusión
Siempre fundo el chocolate al baño María, controlo mejor el punto de fusión

Se montan los 600 ml de nata con el azúcar moreno.

Para montar la nata el único secreto es que este fría y que meter las varillas y el bol en el que trabajéis en el congelador un ratito antes de empezar a trabajarla. Una vez montada reservamos en la nevera.

Montad una nata fuerte para que la mousse tenga cuerpo
Montad una nata fuerte para que la mousse tenga cuerpo

En un bol ponemos las yemas con el azúcar blanco y batimos hasta que estén espumosas, agregamos poco a poco el chocolate, que ya estará fundido hasta tener una masa bastante densa. Integrar estos ingredientes y añadir la nata montada poco a poco hasta que nos quede un crema esponjosa, la textura tiene que ser  la típica de mousse. Guardar en la nevera hasta que la necesitemos para rellenar.

Una mousse de chocolate deliciosa para rellenar nuestra tarta de San Valentín
Una mousse de chocolate deliciosa para rellenar nuestra tarta de San Valentín

Montar los 350 ml de nata con el azúcar glas siguiendo los consejos que os he dicho anteriormente y reservar también en la nevera.

Ya tenemos hechos todos los elementos necesarios para hacer la tarta, a excepción de la cobertura que haremos después.

Cortar el bizcocho red velvet por la mitad, ponemos una mitad sobre la fuente en la que vayamos a montar la tarta.

El red velvet es un bizcocho suave, jugoso y muy esponjoso
El red velvet es un bizcocho suave, jugoso y muy esponjoso

Cubrimos con una generosa cantidad de mousse de chocolate.

Sed generosos con la capa de mousse de chocolate, es suave y deliciosa
Sed generosos con la capa de mousse de chocolate, es suave y deliciosa

Colocar encima el bizcocho de chocolate y encima una capa de nata montada, sobre esta se pone la otra mitad del red velvet y solo nos quedará la cobertura.

Yo he optado por cubrir solamente la parte superior y dejar que caigan chorretones de chocolate por los laterales pero no tapar totalmente la tarta. Ya os he comentado que las naked cake son tendencia.

Para que la cobertura os quede suave y brillante poned el chocolate y la mantequilla a fundir al baño María. Cuando esté todo derretido dejar templar un poquito, volver a poner al baño María un par de minutos y ya esta listo para verter sobre la tarta.

Para decorarla he utilizado unos “besitos” de merengue, que he hecho aprovechando las claras que me sobraron al hacer la mousse de chocolate, son muy sencillos, la receta pinchando aqui,  Solamente tenéis que poner una boquilla pequeña en la manga pastelera para que os salgan unos merenguitos pequeños. Además he bañado unas frambuesas en el chocolate de la cobertura, otras las he dejado naturales y por ultimo he espolvoreado con azúcar lustre sobre una plantilla con forma de corazón.

Besitos de merengue, corazones de azúcar lustre, frambuesas de chocolate, todo es poco para este día tan amoroso
Besitos de merengue, corazones de azúcar lustre, frambuesas de chocolate, todo es poco para este día tan amoroso

Ya se que me vais a decir que es muy trabajosa y no voy a negar que es laboriosa pero la ocasión merece la pena y además la cocina desestresa, es una forma de desconectar del trabajo de toda la semana.

Es una tarta que no resulta pesada  a pesar de tener tantas capas porque el bizcocho es muy suave, los rellenos tienen textura de mousse y la cobertura al endurecerse se convierte en un chocolate crujiente que contrasta a la perfección. No os quepa la menor duda que os pedirán que repetáis esta receta en más ocasiones.

Una ración de esta tarta cubre el cupo de chocolate de todo el mes
Una ración de esta tarta cubre el cupo de chocolate de todo el mes

 

Tiempo: 60´+horneado

Dificultad: Media, laboriosa

Deja un comentario