Decoración

Tarta del diablo, un pecado de chocolate

Se llama tarta o pastel del diablo a este dulce y hay muchas historias sobre el origen de este nombre, para mí es porque de vez en cuando es muy bueno mandar al diablo nuestra estricta dieta y darnos homenaje.  Como sabéis los fines de semana procuro publicar el postre que preparó para disfrutar con mi familia y el de hoy es para disfrutar y mucho.

La tentación tiene sabor a chocolate y esta vez en forma de tarta típica americana.

Ingredientes para el relleno y la cobertura:

  • 300 ml de nata líquida
  • 300 gramos de chocolate para fundir (merece la pena que sea de buena calidad)
  • 40 gramos de azúcar glas
  • 1 yogort griego natural (el ecológico de Aldi es muy bueno)
  • Media cucharadita de sal
  • Un chorrito de vainilla líquida
  • 125 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 125 gramos de azúcar glas
  • 125 gramos de queso tipo mascarpone
  • 4 cucharadas de sirope de chocolate

Ingredientes para los bizcochos:

  • 160 gramos de mantequilla a temperatura ambiente (eso quiere decir que si apretamos con un dedo, se hunde)
  • 450 gramos de azúcar moreno
  • 3 huevos
  • 300 gramos de harina
  • 70 gramos de cacao sin azúcar
  • 1 cucharada de bicarbonato
  • Media cucharadita de sal
  • 1 vaso de café (yo lo he hecho con descafeinado soluble)
  • 175 ml de leche
  • 2 cucharadas de extracto de vainilla.

Elaboración:

Lo primero que vamos a preparar son los rellenos y la cobertura. El primer relleno es sencillisimo, se ponen los 125 gramos mantequilla en un bol con los 125 gramos azúcar y se baten hasta que estén integrados. Añadimos el queso, seguimos batiendo y cuando aparezca una crema ligera y suave se añade el sirope de chocolate. Se reserva en la nevera.

El otro relleno que también se usa de cobertura se hace poniendo un bol al baño María con los 300 ml de nata, mientras calienta se corta el chocolate en trocitos pequeños para que le cueste menos deshacerse en la nata.

Remover la mezcla de nata, chocolate y azúcar hasta que no quede ningún trocito de chocolate sin disolverse
Remover la mezcla de nata, chocolate y azúcar hasta que no quede ningún trocito de chocolate sin disolverse

Cuando la nata adquiera bastante calor, se incorpora el chocolate y el azúcar glas, se remueve bien para que con el calor de la nata el chocolate se deshaga perfectamente y el azúcar se incorpore, quedando una cobertura lisa, brillante y sedosa. Reservar.

Una vez que tenemos los rellenos preparados es el momento de comenzar a preparar los bizcochos de chocolate. Yo he preparado dos en moldes de 18 cm de diámetro, pero podéis hacer uno solo y cortar luego para rellenar.

Engrasar y enharinar los moldes y poner el horno a precalentar a 180 grados con calor arriba y abajo.

Al hacerse en dos moldes necesita menos tiempo de horno y sale mas jugoso
Al hacerse en dos moldes necesita menos tiempo de horno y sale mas jugoso

Ponemos la mantequilla y el azúcar moreno en un bol y lo removemos hasta  que el azúcar este bien humedecida.

El azúcar moreno no se integra tan bien como el azúcar blanco pero hay que conseguir que este humedecida de mantequilla
El azúcar moreno no se integra tan bien como el azúcar blanco pero hay que conseguir que este humedecida de mantequilla

Ahora tenemos que ir añadiendo los huevos con la precaución de no incorporar el segundo hasta que no este integrado el primero y lo mismo con el tercero.

Aspecto de la mezcla con los huevos incorporados
Aspecto de la mezcla con los huevos incorporados

En otro bol tamizamos la harina, el cacao, el bicarbonato y la sal. Ponemos el café a calentar y vamos añadiendo a la mezcla de huevos, poco a poco, la mezcla de ingredientes secos intercalando chorritos de café caliente y de leche, mezclando bien entre una y otra cada vez que incorporemos cada cosa. Yo lo hago en tres o cuatro veces para asegurarme de que no queda ningún grumo de harina.

Distribuimos la masa en los dos moldes y los introducimos en el horno durante unos 40 minutos.

Listos para meter al horno
Listos para meter al horno

Cuando los saquéis del horno dejadlos enfriar sobre una rejilla. Una vez fríos es el momento de rellenar estos riquísimos bizcochos de chocolate. Se pueden comer así mismo, son jugosos y no necesitan nada pero como hemos decidido “pecar” pues vamos a hacerlo a lo grande.

Si se han abombado por la parte de arriba cortar con un cuchillo de sierra para nivelar y partir cada uno por la mitad de tal forma que tendremos cuatro discos de bizcocho. Sobre el primer disco extended una capa de la crema de queso y mantequilla, poner encima otro disco de bizcocho y encima una de la crema de chocolate con nata, montad el tercer disco, untad otra capa de la crema de queso y encima la última pieza bizcocho.

Sed todo lo generosos que queráis con el relleno
Sed todo lo generosos que queráis con el relleno

Procurad que las capas de abajo tengan menos crema que las de arriba porque con el peso suelen desparramarse por los lados.

Solo nos queda la cobertura. Empezad por el centro, ir extendiendo hacia los bordes y después cubrir los laterales.

Lo mejor es empezar por el centro e ir extendiendo la cobertura
Lo mejor es empezar por el centro e ir extendiendo la cobertura

La decoración no es necesaria pero yo le he añadido unas bolitas de chocolate por si me quedaba con ganas de más…creo que nunca hay demasiado chocolate en un postre.

Cuando probéis esta deliciosa tarta comprenderéis porque tiene ese nombre, es una auténtica tentación, no se puede dejar de comer, cada bocado ten parece mejor que el anterior.

Un pecado delicioso
Un pecado delicioso

Además del chocolate se notan los matices del café y de la vainilla, al ser un bizcocho jugoso se deshace en la boca dejándonos saborear los distintos sabores.

En mi casa les encanta, somos todos adictos al chocolate, y alguno calcula los kilómetros que tiene que correr para bajar cada bocado aunque sin dejar de servirse un trozo tras otro. Sin embargo yo pienso “al diablo con la dieta, me merezco un premio de vez en cuando” y disfruto de un buen trozo sin ningún remordimiento.

Irresistible para los amantes del chocolate
Irresistible para los amantes del chocolate

Se presenta un fin de semana muy invernal, con lluvia, frío, viento y nieve así que no se me ocurre nada mejor que preparar este dulce, ya haremos dieta después porque ya estoy deseando estar en el sofá con mi mantita, una peli y un buen trozo de esta tarta diablo.

En el corte se pueden apreciar las distintas capas que forman la tarta diablo
En el corte se pueden apreciar las distintas capas que forman la tarta diablo

Tiempo: 40´+horneado

Dificultad: Media

 

 

Deja un comentario