Dulces, Recetas de Cocina

Roscón de Reyes, el último placer de la Navidad

El roscón de Reyes es un dulce típico para el desayuno del día más mágico del año, la mañana de los Reyes Magos. Siempre ha sido mi día favorito del año, de niña tuve la inmensa fortuna de vivir esta fecha de una manera muy especial  venía el rey ha traernos los regalos personalmente), después viví la ilusión en los ojos de mi hijo y hoy sigo esperando esa mañana con el mismo anhelo. Después de abrir los regalos, no puede faltar un buen desayuno con el roscón e intentar que te toque ser el Rey por un día si consigues el trozo con el haba.

Hoy en día se venden en los supermercados y panaderías  desde octubre pero en mi casa nunca se come roscón hasta esa mañana y aunque os parezca una receta engorrosa, no lo es, solamente necesita tiempos de espera y os aseguro que merece la pena. El delicioso sabor del rosco casero no tiene nada que ver con los industriales.

Hago dos roscones, uno relleno de nata o de trufa que es como les gusta a una parte de la familia y otro (el que me gusta a mí) sin nada, el de siempre. Las cantidades que pongo son para dos de tamaño mediano.

Ingredientes necesarios para hacer un gran roscón o dos medianos
Ingredientes necesarios para hacer un gran roscón o dos medianos

Ingrediente para la masa madre:

  • 70 mililitros de leche
  • 15 gramos de levadura fresca
  • 1 cucharada de azúcar
  • 135 gramos de harina (lo mejor es comprar harina de panadería)

Ingredientes para la masa:

  • Ralladura de 1 limón
  • Ralladura de 1 naranja
  • 75 gramos de mantequilla a punto pomada
  • 60 mililitros de leche
  • 2 huevos
  • 25 gramos de levadura fresca
  • 450 gramos de harina
  • 130 gramos de azúcar glas
  • 1 cucharadita de sal
  • Agua de azahar, zumo de  1 naranja o de  1 limón (es opcional, poned lo que más os guste)

Para decorar: frutas escarchadas, un huevo batido y azúcar

Elaboración:

Lo primero es hacer la masa madre. Poner los 70 mililitros de leche en un bol y calentar un poco en el microondas para deshacer en ella los 15 gramos de levadura. Tamizar la harina, añadir la cucharada de azúcar y por último incorporar la leche con la levadura disuelta. Se hará una masa compacta a la que daremos forma de bola.

En un bol ponemos agua caliente e introducimos esa bola de masa. Dejamos en el agua unos 20 minutos. Veréis como aumenta de volumen y sube a la superficie por efecto de la levadura al fermentar.

Aspecto de la masa madre lista para incorporar al resto de ingredientes
Aspecto de la masa madre lista para incorporar al resto de ingredientes

Mientras podemos ir preparando la otra masa. Calentar la leche en el microondas como con la masa madre y disolver la levadura. Tamizar la harina sobre un bol grande. Incorporar todos los ingredientes de uno en uno, también la levadura que hemos disuelto en la leche, remover un poco para que se vaya mezclando todo.

Añadir la masa madre que ya estará flotando sobre el agua. Amasar todo junto, cuesta un poco porque es una masa muy compacta, pero enseguida se ve que los ingredientes se integran. Engrasad el mármol y vuestras manos con aceite para amasar la masa sin que se os pegue.

Amasar sobre el mármol hasta que tenga una textura elástica
Amasar sobre el mármol hasta que tenga una textura elástica

Cuando notéis que tiene una textura elástica es el momento de hacer una bola y dejarla reposar en un sitio cálido durante 5 o 6 horas. Yo la dejo en la cocina porque es bastante caliente pero podéis ponerla cerca de una chimenea o de una estufa, nunca sobre una fuente de calor.

La masa del roscón aumenta mucho su volumen después de 5 horas de fermentación
La masa del roscón aumenta mucho su volumen después de 5 horas de fermentación

Pasado ese tiempo se coloca sobre una placa de horno con papel sulfurizado y hacemos un agujero en medio con la mano. Dejamos que vuelva reposar durante unas dos horas. Un rato antes poned a precalentar el horno a 200 grados con calor arriba y abajo.

Cuando  haya pasado ese tiempo habrá duplicado su volumen, pintamos la superficie suavemente con el huevo batido, decoramos con las frutas escarchadas y un poco de azúcar humedecido. No olvidéis poner un haba por debajo!!!

Decorad con las frutas escarchadas después de haber pintado el roscón con huevo batido
Decorad con las frutas escarchadas después de haber pintado el roscón con huevo batido

Meted en el horno y a los 15 minutos bajad la temperatura a 175 para que se haga otros 10 minutos más.

Sacad del horno, dejad enfriar sobre una rejilla. Si os gusta relleno de nata o trufa esperad a que se enfríe por completo.

Recién salido del horno y puesto a enfriar sobre la rejilla
Recién salido del horno y puesto a enfriar sobre la rejilla

Para rellenarlo, lo mejor es meter la nata, la trufa o la crema pastelera en una manga.

Se puede rellenar de nata, trufa, crema pastelera, dulce de leche, chocolate o tomarlo solo
Se puede rellenar de nata, trufa, crema pastelera, dulce de leche, chocolate o tomarlo solo

Además del estupendo aroma que os dejará en toda la casa disfrutaréis de un roscón casero delicioso, esponjoso, suave y que hará las delicias de toda la familia en cualquiera de las dos versiones solo o relleno.

Una deliciosa manera de terminar con los excesos navideños
Una deliciosa manera de terminar con los excesos navideños

Tiempo: 30´+reposados +horneado

Dificultad: Media.

Deja un comentario