Dulces, Recetas de Cocina

Tarta Alaska, helado cubierto de nieve dulce.

La tarta Alaska es un clásico que parece dificilísima de hacer y no es así. Es bizcocho, helado y merengue que se quema con el soplete o se gratina unos minutos en el horno. Os voy a dar la receta para que veáis que sencillo es de hacer y lo vistoso del resultado.

Ingredientes para el bizcocho:

  • 200 gramos de azúcar
  • 200 gramos de harina
  • 200 ml de aceite de girasol
  • 1 sobre levadura tipo Royal
  • 4 huevos
  • Ralladura de un limón y su zumo

Para el merengue:

  • 3 claras de huevo
  • 200 gramos de azúcar

El relleno es helado que podéis hacer o comprar, yo lo he comprado en una heladería que hay en Ontaneda que los tiene excelentes. He usado medio litro de mantecado y medio litro de chocolate pero podéis poner los sabores que más os gusten.

Elaboración:

Lo primero que vamos a preparar es el relleno que es tan sencillo como sacar unos minutos antes el helado del congelador para que podamos trabajar con él, cubrir el interior de  un bol (el tamaño depende de como queráis hacer de grande la tarta) con papel transparente dejando que sobresalga por arriba y poner capas de helado, tapar con el film que sobresale y meter de nuevo al congelador.

Bol con con las capas de helado listo para meter en el congelador
Bol con con las capas de helado listo para meter en el congelador

Para hacer el bizcocho, ponemos el horno a precalentar a 180 grados. En un bol ponemos las yemas con el azúcar y batimos hasta que estén blanquecinas. Añadimos el aceite, removemos e incorporamos el harina con la levadura tamizando encima de la mezcla. Incorporamos la ralladura y el zumo de limón. Removemos bien para que no queden grumos.

Masa para meter al horno
Masa para meter al horno

Levantamos las claras a punto de nieve y poco a poco vamos añadiendo a la masa del bizcocho con movimientos de abajo arriba para que las claras no pierdan demasiado aire.

Engrasar y enharinar un molde con el mismo o mayor diámetro que el bol en el que hemos puesto el helado del relleno, llenamos con la masa del bizcocho y lo metemos en el horno durante 30 o 35 minutos (comprobad pinchando con una brocheta, si sale limpia, está listo)

Bizcocho recién salido del horno
Bizcocho recién salido del horno

Una vez horneado, dejad que se temple, desmoldar y dejar enfriar por completo sobre una rejilla.

Cuando esté frío, sacamos el helado del congelador y lo damos la vuelta sobre el bizcocho. El film nos ayudará tirando de él.

El helado sobre la base de bizcocho que esta recortado a la medida del bol del helado
El helado sobre la base de bizcocho que esta recortado a la medida del bol del helado

En este punto lo podemos dejar así hasta poco antes de servirlo  a falta de hacer el merengue y darle calor porque el problema de esta tarta es que una vez terminada hay que comerla enseguida, cosa que no es difícil porque esta buenísima.

Lo ideal es hacer un merengue suizo pero si os resulta complicado sirve uno normal. Yo os digo como hago el merengue suizo y decidís cual queréis hacer.

Ponemos un cazo con agua en el que podamos poner un bol al baño María con las claras y el azúcar. Vamos batiendo hasta que el merengue tenga una temperatura de unos 50 grados, ( si no tenéis termómetro calculad unos tres minutos con el agua hirviendo), sacar el bol del baño María y seguir batiendo hasta conseguir picos fuertes en el merengue.

Merengue suizo preparado para extender sobre el la base de bizcocho y helado
Merengue suizo preparado para extender sobre el la base de bizcocho y helado

Extender este merengue sobre el helado y el bizcocho dejando que se formen remolinos. Solo queda quemar el merengue con un soplete o meter en el horno a gratinar durante un minuto, para que se doren las puntas del merengue.

Corte de la tarta Alaska es muy bonito
Corte de la tarta Alaska es muy bonito

Como podéis ver en las fotos el resultado es una bola de nieve con picos dorados muy bonita.

Corte de la tarta Alaska es muy bonito
Corte de la tarta Alaska es muy bonito

Atreveos a hacer esta tarta Alaska, disfrutaréis de un bocado con distintas temperaturas, sabores y texturas que no se puede comparar con nada.

Tiempo: 20´+ horneado

Dificultad: Media

 

Deja un comentario