Dulces, Recetas de Cocina

Pavlova con nata y frutos rojos, la ligereza hecha tarta

La tarta Pavlova se define con la palabra ligereza. Se creo para una bailarina de ballet y quizás por eso es tan sútil, tan frágil, suave y ligera. No es complicada de hacer porque su base es el merengue. Se puede cubrir de diversas cremas, la mas habitual es la de limón pero yo en esta ocasión he puesto nata montada y frutos rojos.

Ingredientes:

  • 3 claras de huevo
  • 130 gramos de azúcar
  • El zumo y la ralladura de un limón
  • 1 cucharada de las de café de vinagre
  • 1 cucharada sopera de maicena
  • Nata montada
  • Frutos rojos para decorar

Elaboración:

Ponemos el horno a precalentar a 175 grados.

En un bol ponemos las claras de huevo y las batimos a punto nieve muy fuerte. Cuando hagan picos añadimos el azúcar poco a poco. Una vez integrado todo el azúcar incorporamos la ralladura de limón y el zumo. Seguimos batiendo un minuto.

Es el momento de añadir el vinagre y la maicena, hacedlo con cuidado para que las claras no pierdan aire, yo espolvoreo por encima como si estuviese echando sal. Seguimos batiendo unos minutos más hasta conseguir un merengue muy denso.

Un merengue bien firme es la base de esta delicada tarta
Un merengue bien firme es la base de esta delicada tarta

En una placa de horno ponemos papel de hornear y vamos echando el merengue formando un círculo. Tambien lo podéis poner con un molde con forma cuadrada, redondo, de corazón…de los que no tienen fondo pero no es necesario, al ser un merengue tan firme mantiene su forma sin problemas.

Base de la tarta Pavlova lista para hornear
Base de la tarta Pavlova lista para hornear

Metemos en el horno y bajamos la temperatura a 150 grados. Dejamos que se haga durante 1 hora y pasado ese tiempo apagamos el horno, abrimos la puerta y dejamos unos 10 minutos dentro.

Trascurrido ese tiempo sacamos del horno y dejamos que se enfríe completamente. Montamos la nata, como os he comentado en otras entradas no tiene dificultad, el único truco es que tanto la nata como los utensilios para batirla estén muy fríos.

Cubrimos la base con la nata que habremos metido en una manga pastelera.

Esta Pavlova lleva nata pero también está deliciosa con una crema de limón
Esta Pavlova lleva nata pero también está deliciosa con una crema de limón

Solo nos queda adornar con frutos rojos que le añaden un punto de acidez a las otras dos texturas.

Está muy buena y no es nada pesada. Seguro que si la probáis, repetiréis.

Serviros un trozo generoso o repetiréis
Serviros un trozo generoso o repetiréis

Tiempo: 15¨+ 1 hora de horneado

 

Dificultad: Media

Deja un comentario