Mesa decorada para celebrar el Día del Padre

El 19 de marzo celebramos el Día del Padre y es una de las fechas del año para comer en familia y crear recuerdos entrañables que nos acompañaran a lo largo de nuestra vida. Para que ese día sea aún más especial vamos a vestir nuestra mesa como se merecen los papás.

La mesa que vamos a vestir es redonda de madera natural rústica, no he puesto mantel para no cubrir las preciosas vetas y nudos que la hacen única. Para marcar los sitios y poner el servicio de mesa he colocado unos salvamanteles con forma de bigote. Si os gusta la idea y no los encontráis hechos, como ha sido mi caso, es tan sencillo como sacar una plantilla y recortar la forma en goma eva. Es barato, fácil y muy resultón.

Los salvamanteles son un gran bigote y prescindimos del mantel para dejar la madera a la vista
Los salvamanteles son un gran bigote y prescindimos del mantel para dejar la madera a la vista

Para la vajilla he escogido una de cristal transparente porque si incorporamos una con estampado o de color distrae la atención y en este caso son otros los protagonistas. Se trata de escoger un elemento a destacar y que el resto pase a un segundo plano. En el menú habrá una crema de marisco y en lugar de poner plato hondo, lo he sustituido por unas tazas de aspecto rústico de porcelana en los que se servirá el primer plato.

La taza contrasta con el resto de objetos que componen la decoración de la mesa y sigue con los mismos tonos
La taza contrasta con el resto de objetos que componen la decoración de la mesa y sigue con los mismos tonos

La cubertería es una básica de acero inoxidable, no he colocado el servicio de pescado porque no se servirá en esta ocasión. Entre la vajilla y la cristalería he colocado los cubiertos de postre, que se ponen en la posición en que se utilizarán.

Las servilletas, de tela,  son de hilo en color natural y como servilleteros me ha parecido divertido utilizar pajaritas y corbatas, combinando dos y dos.  Esto es a lo que me refiero cuando os comento que incorporar objetos o elementos inesperados en nuestras composiciones es la forma de poner nuestro sello personal, un detalle que no deja indiferente.

Pajaritas y corbatas hacen de servilleteros en nuestra mesa del Día del Padre
Pajaritas y corbatas hacen de servilleteros en nuestra mesa del Día del Padre

Para la cristalería me he decantado por una copa de cristal negro y un vaso transparente con filigrana en dorado. Al conjugar dos cristalerías diferentes quita formalidad a la mesa y es una manera de encajar piezas que tengáis deslavazadas. Siempre que armonicen con el resto, son una apuesta muy acertada.

Combinar cristalerías diferentes pero que tengan un nexo de unión con los objetos que integren el conjunto
Combinar cristalerías diferentes pero que tengan un nexo de unión con los objetos que integren el conjunto

El centro de la mesa del Día del Padre tiene que tener un acento masculino, intentando incluir elementos que estén relacionados con las aficiones o deportes que practique la persona que celebra su fiesta.

He puesto una bandeja lacada en negro para enmarcar todo el centro de la mesa. Al poner el centro de esta manera es muy fácil de retirar en el caso de no servir el menú emplatado. Si sacamos una sopera, una fuente con un asado, unos entremeses o cualquier recipiente para servirse, solo tenemos que retirarla, poner una placa protectora del calor y listo.

Sobre la bandeja he colocado unos libros (que son la mayor afición del homenajeado) atados con un cinturón de hombre y un antiguo reloj de bolsillo que perteneció a su padre y tiene un significado especial para él.

Incluir objetos que tengan un significado especial para la persona que celebra su día
Incluir objetos que tengan un significado especial para la persona que celebra su día

En una mesa vestida para una comida o una cena no pueden faltar las flores. En esta ocasión no quería que fuesen las típicas, estas son unas Anastasias verdes, que me parecen preciosas y muy elegantes. Están en una licorera que nos sirve de jarrón y al lado, en un vaso de licor he puesto unas pequeñas flores de cera. Todas ellas de Floristería Agapanto. En las comidas no pongáis velas, están reservadas para las cenas

La anastasia verde y la flor de cera de Floristería Agapanto ponen el punto natural a la mesa del Día del Padre
La anastasia verde y la flor de cera de Floristería Agapanto ponen el punto natural a la mesa del Día del Padre

En conjunto queda una mesa sobria pero con detalles muy divertidos e inesperados para que  el Día del Padre sea una celebración inolvidable tanto para el papá como para el resto de comensales. Con un poco de cuidado en los detalles se consiguen grandes resultados que nos distinguirán con un estilo propio

Una mesa con colores oscuros y detalles que la hacen diferente
Una mesa con colores sobrios  y detalles que la hacen diferente

 

Espero que os hayan gustado estas ideas y podáis adaptar alguna de ellas a vuestra celebración. Feliz Día del Padre y también felicidades a todos los que se llamen José!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *