Dulces, Recetas de Cocina

Buñuelos de Carnaval, fáciles de hacer y de comer

Los buñuelos de viento son un dulce muy tradicional y depende de las zonas es más típico en unas épocas o en otras, en mi casa se hacen siempre en Carnaval.

Es una auténtica delicia a cualquier hora comerse ese bocado ya sea relleno de nata, crema pastelera, trufa o sin rellenar, solamente rebozado en azúcar y canela.

Ingredientes:

  • 175 ml de agua
  • 80 ml de leche
  • 30 gramos de azúcar
  • Un pellizco de sal
  • 50 gramos de mantequilla
  • Ralladura de 1 limón
  • 3 o 4 huevos, luego explico porque no doy el número exacto
  • 155 gramos de harina
  • Aceite virgen extra
Ingredientes necesarios para unos 30 buñuelos
Ingredientes necesarios para unos 30 buñuelos

Elaboración:

Poner un cazo al fuego con el agua, la leche, la mantequilla, el azúcar, la ralladura de limón y la sal, dejar que llegue al punto de ebullición y se derrita por completo la mantequilla. Mientras tanto tamizad la harina.

Cuando lo que tenemos al fuego este hirviendo, añadir la harina de una sola vez y remover con una cuchara de madera  hasta conseguir una mezcla en forma de bola que se despegue de las paredes y el fondo del cazo. Apartar del fuego y dejar que se enfríe un poquito, unos 10 o 15 minutos.

Transcurrido ese tiempo hay que ir añadiendo los huevos de uno en uno. Batir un poquito uno de ellos, añadirlo a la masa. No os asustéis, el primero es el que mas cuesta que se incorpore. Cuando ya este totalmente incorporado hacemos lo mismo con el segundo y después con el tercero. No puse el número exacto de huevos porque llegados a este punto tenemos que comprobar si necesitamos un cuarto huevo o no. Depende del tamaño del huevo, del tipo de harina que hayamos usado, de la humedad…por lo tanto para saber si se necesita añadir uno más tenéis que ver si la masa tiene un aspecto suave, brillante y una consistencia como si fuese una crema pastelera. Si no con tres huevos no habéis conseguido ese resultado, incorporar otro más hasta conseguir el punto exacto.

La masa tiene que estar sin grumos, brillante y con una textura cremosa
La masa tiene que estar sin grumos, brillante y con una textura cremosa

Es el momento de freir nuestros buñuelos. Ponemos aceite a calentar en una sartén honda. La temperatura del aceite es importante. Yo hago lo siguiente: para saber si está en su punto, parto un trocito de manzana fino y lo echo a la sartén, cuando sube a la superficie es que ya ha alcanzado la temperatura ideal.

Para freir la masa solo tendréis que coger dos cucharas (mejor si están untadas con aceite para que la masa resbale) y dar forma redondeada del tamaño de un huevo de codorniz, depositarlas en el aceite. En el aceite el buñuelo se infla, dobla su volumen y se da la vuelta el solo, dorándose por todos los lados.

Los buñuelos doblan su volumen y se darán la vuelta solos mientras se doran en la sartén
Los buñuelos doblan su volumen y se darán la vuelta solos mientras se doran en la sartén

Cuando estén doraditos, se van sacando del aceite y se ponen sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.

Si los queremos comer sin rellenar solo nos queda rebozar con azúcar o con azúcar mezclada con canela en polvo, que es como más me gustan a mi.

En caso de que queráis rellenarlos, esperad a que se enfríen, hacerles un corte y poner el relleno que más os guste. En mi casa les encantan con nata montada.

Rellenos de nata son los preferidos en mi casa
Rellenos de nata son los preferidos en mi casa

También están deliciosos con crema pastelera ( pinchando aquí encontraréis la receta) y si le ponéis unas gotas de chocolate fundido encima quedan preciosos y muy ricos.

Rellenos de crema pastelera y con unas gotas de chocolate fundido sobre ellos son un bocado perfecto
Rellenos de crema pastelera y con unas gotas de chocolate fundido sobre ellos son un bocado perfecto

Tiempo: 40 minutos

Dificultad: Baja

 

Deja un comentario