Dulces, Recetas de Cocina

Tarta charlotte de chocolate blanco, con leche y negro

La tarta charlotte es  deliciosa, suave, ligera, delicada  y el final perfecto para una comida o cena porque no es demasiado dulce ni pesada. Animaos a hacerla, parece complicada pero la única dificultad que tiene es montar la nata y guardar los tiempos de espera. El truco para que la nata se monte firmemente es que todos los utensilios estén muy fríos (meted en el congelador el recipiente y las varillas 5 minutos antes de empezar a trabajar) y la nata también tiene que estar muy fría. Para los tiempos de espera, paciencia.

Ingredientes:

  • Bizcochos, de soletilla o los industriales
  • 1/2 litro de leche
  • 100 gramos de chocolate blanco para postres
  • 100 gramos de chocolate con leche para postres
  • 100 gramos de chocolate negro para postres (os aconsejo comprar un buen chocolate porque la diferencia de precio no es tanta y el resultado lo merece
  • 600 gramos de nata para montar, con al menos un 33% de materia grasa
  • 7 hojas de gelatina
  • Un vaso de café
  • 6 cucharadas de azúcar avainillado, (si no tenéis podéis usar azúcar glas)
  • Virutas de chocolate blanco, cacao o lo que prefiráis para decorar por encima ( yo rayo chocolate blanco)
Ingredientes necesarios para la tarta charlotte más un vaso de café
Ingredientes necesarios para la tarta charlotte más un vaso de café

Elaboración:

Ponemos el chocolate negro y 150 ml de leche en un bol que aguante el calor y lo colocamos sobre un cazo al baño María hasta que se disuelva. Mientras ponemos a remojar 2 hojas de gelatina en agua fría para que se hidraten ( unos 8-10 minutos). Cuando el chocolate se haya disuelto en la leche completamente, lo retiramos, escurrimos las hojas de gelatina y las añadimos.

Derretir todos los chocolates por separado con la leche al baño María
Derretir todos los chocolates por separado con la leche al baño María

Removemos para que se integren bien. Lo reservamos en la nevera durante al menos una hora.

Hacemos la misma operación con el chocolate con leche, y con el chocolate blanco, con la única diferencia de que en para el chocolate blanco añadimos 3 hojas de gelatina en lugar de dos porque es un chocolate más graso.

Poner a enfriar la mezcla de leche chocolates y gelatina durante 1 hora
Poner a enfriar la mezcla de leche chocolates y gelatina durante 1 hora

Transcurrido el tiempo de enfriado, empezamos a montar la nata. Como tenemos que hacer tres cremas de chocolate diferentes es mejor montarla por separado para cada una de ellas. Para el chocolate blanco: se monta la nata, se le añade una cucharada de azúcar y se mezcla con el compuesto de chocolate blanco, leche y gelatina hasta conseguir una textura uniforme.

Mezclar la nata con el chocolate frío con delicadeza
Mezclar la nata con el chocolate frío con delicadeza

Para la crema de chocolate con leche: se monta la nata, se le añade dos cucharadas de azúcar y se mezcla igual que la anterior. Con el chocolate negro se actúa igual pero añadiendo 3 cucharadas de azúcar.

Es el momento de montar nuestra tarta charlotte. Engrasamos el recipiente para tartas y el forramos con papel film. En un bol ponemos el resto de leche y el café, remojamos los bizcochos y ponemos una capa en el fondo. Encima extendemos la crema de chocolate blanco procurando que quede bien extendida. Volvemos a poner una capa de bizcochos y sobre ellos la crema de chocolate con leche.

Montar capas de bizcochos y las distintas cremas de chocolate alternativamente
Montar capas de bizcochos y las distintas cremas de chocolate alternativamente

Otra capa de bizcochos y la última crema que nos queda, la de chocolate negro. Terminamos con una capa de bizcochos. Llevamos a la nevera y dejamos que repose durante 4 horas como mínimo. Es muy importante mantener los tiempos de enfriado porque es la forma para que adquiera la consistencia necesaria.

Ya sólo nos queda el último paso que además es el más divertido, decorar la tarta charlotte donde podemos introducir las variaciones que queramos. Desmoldamos dando la vuelta al recipiente que hemos usado de molde. El papel film nos ayudará en esta tarea.

Desmoldar la tarta dando la vuelta al molde como si fuera un puding
Desmoldar la tarta dando la vuelta al molde como si fuera un puding

Ponemos los bizcochos restantes alrededor, cubrimos la parte superior con las virutas de chocolate o con lo que hayamos elegido. Yo he puesto también unos frutos rojos y unas hojitas de menta porque me gusta el contraste de colores y son sabores que combinan muy bien.

La presentación característica de esta tarta es el adorno que rodea los bizcochos
La presentación característica de esta tarta es el adorno que rodea los bizcochos

Por último le colocamos un lazo sobre los bizcochos, este es el detalle que destaca en las tarta charlotte, que según dicen es como se presentó por un chef francés a una princesa rusa para impresionarla. Es muy bonita a la vista pero lo mejor es su sabor delicado y suave, un placer para el paladar.

Un bocado delicado y fresco que será perfecto como postre
Un bocado delicado y fresco que será perfecto como postre

Tiempo: 45 minutos + enfriados

Dificultad: Media

Deja un comentario