Lomo relleno de frutos del bosque con crema de queso sobre manzana

El corte del asado relleno es muy llamativo y resulta muy jugoso

Este nombre tan pomposo se refiere a un asado de carne relleno con guarnición pero he querido simular los que ponen en los grandes restaurantes y que podemos hacer en nuestra casa sin ninguna dificultad. Es el segundo plato que he elegido para la cena del día de San Valentín. Cunde mucho y si escogéis una pieza de carne de tapa de vaca o lomo de cerdo, su precio es muy económico, el resultado muy llamativo y su sabor delicioso.

Ingredientes para el asado:

  • Un lomo de cerdo o una tapilla de vaca (yo he utilizado un lomo de cerdo)
  • Lonchas de jamón serrano
  • Una lata de pimientos del piquillo
  • 200 gramos de setas (yo he utilizado setas variadas)
  • Dos dientes de ajo
  • Perejil
  • Un puñado de orejones
  • Un puñado de pistachos
  • Orégano
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Pedro Ximénez u otro similar
Ingredientes del relleno del asado
Ingredientes del relleno del asado

Ingredientes para la salsa y la guarnición:

  • 200 ml de nata liquida para cocinar
  • 125 de queso de cabra
  • 1 sobre de gelatina neutra
  • Manzanas
  • Un vaso de Pedro Ximénez
  • 1 cucharada de Maizena

Elaboración:

Lo primero es preparar las setas, para ello picamos cebolla en trozos pequeños y los ponemos a sofreir en una sartén con tres cucharadas de aceite de oliva Virgen Extra, cuando este transparente incorporamos el ajo y el perejil y después añadimos las setas cortadas en trozos no demasiado pequeños. Las dejamos hacerse durante unos diez minutos. Reservamos.

Extendemos el trozo de carne que hayamos escogido, en este caso es un lomo de cerdo que he pedido al carnicero que me lo abra en forma de libro. Salamos ligeramente y ponemos unas lonchas de jamón, unos pimientos del piquillo abiertos, las setas cocinadas, unos orejones y unos pistachos. Este será el relleno de la carne que le dará  jugosidad y un punto crujiente al plato.

Todos los ingredientes dispuestos sobre la carne
Todos los ingredientes dispuestos sobre la carne

Es el momento de enrollar la carne sobre si misma y atarla con cuerda de bramante. Salamos por fuera, le ponemos orégano y lo pintamos con aceite Virgen Extra.

La carne rellena y atada, dispuesta para su asad
La carne rellena y atada, dispuesta para su asado

En una sartén con dos cucharadas de aceite bien caliente, lo doramos por todos los lados para sellar la carne. Lo pasamos a una fuente de horno y en la sartén en la que lo hemos sellado echamos un vaso de Oporto, Pedro Ximenez o cualquier otro vino similar que tengamos para napar todos los jugos que han quedado en su fondo. Lo vertemos por encima de la carne y lo metemos al horno precalentado a 200 grados.

La carne la sellamos en una sartén en la que después recogeremos los jugos napando con el oloroso
La carne la sellamos en una sartén en la que después recogeremos los jugos napando con el oloroso

Depende de lo que pese el trozo de carne que hayáis elegido, en este caso se calcula 20 minutos por cada medio kilo, cuando lleve la mitad del tiempo, abrimos el horno y le damos la vuelta al asado para que se haga por el otro lado de manera que quede igual por todos ellos.

Transcurrido el tiempo de asado, sacad y dejad enfriar para poder partirlo en rodajas sin que se deshaga.

Quitamos el corazón a las manzanas, las partimos a la mitad y las metemos en el horno, que seguirá caliente de haber asado la carne e introducimos las manzanas para que se asen durante media hora a 180 grados

En un cazo ponemos a calentar la nata, añadimos el queso de cabra en trozos, que se irá deshaciendo con el calor. Cuando el queso este fundido añadimos un sobre de gelatina neutra, removemos unos instantes y retiramos del fuego para que se enfríe y coja consistencia.

En un cazo ponemos a calentar un vaso de Pedro Ximenez, dejamos un par de minutos que alcance calor. En los jugos que ha soltado la carne al asarse, desleímos una cucharada de Maizena y lo añadimos todo al vino que esta al fuego. Dejad que se mezclen los sabores removiendo durante 5 minutos a fuego lento. Rectificar el punto de sal. Reservar

Es hora de emplatar, quitamos el atado de la carne, cortamos en rodajas, las vamos colocando en un plato o en una fuente de servir. Sobre cada mitad de manzana ponemos una cantidad de la crema de queso, mejor con una manga pastelera, salseamos. El resto de salsa ponedla en una salsera aparte.

La carne emplatada con su guarnición de manzanas y crema de queso
La carne emplatada con su guarnición de manzanas y crema de queso

Ya esta listo este plato tan llamativo y con sabores que combinan a la perfección, notando el crujiente de los pistachos en el relleno, el frescor de la manzana y la cremosidad del queso en la guarnición. Os aseguro el éxito y aunque parece difícil, no lo es en absoluto, solo es laborioso.

Tiempo: 40´+horneado

Dificultad: Media

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *