Decoración, Trucos

Cuidados para mantener la ropa impecable

Mantener nuestra ropa como el primer día no es tarea fácil pero con unos pequeños cuidados podemos conseguir que se mantenga bien por mucho tiempo. Tanto la ropa blanca de la casa, la ropa interior o nuestra ropa de diario, requieren una serie de atenciones que tenemos que seguir.

Empezamos por el almacenamiento de la ropa sucia donde  nos encontramos con varias opciones . Lo más común es meterla en un cesto, los hay muy bonitos y además por su entramado permiten que aunque sea ropa sucia o que esté húmeda, como en el caso de las toallas, se mantenga ventilada. A mi personalmente no me gustan, ocupan mucho espacio en el baño que no suele sobrar en esta parte de la casa. Yo utilizo bolsas de tela que cuelgo en tiradores o colgadores de baño. Son muy prácticas, se lavan muy fácilmente y además decoran el baño sin ocupar espacio en el suelo.

Bolsa para la ropa de La Provenzal en Marbella, tienen lencería de casa muy especial

La ropa blanca se tiene que lavar sola, sin meter ninguna otra de color y si queremos que mantenga su blancura yo aconsejo no añadir suavizante, podemos echar un chorrito de agua oxigenada en el cajetín de la lejía y tendremos un blanco estupendo.

Los paños de cocina se lavan aparte, nunca con el resto de la ropa porque suelen tener grasa y manchas. Están en contacto con la comida y no los debemos mezclar con otras prendas.

Siempre se lava la ropa por el revés, de esta manera el roce  entre sí o con el tambor de la lavadora no desgasta las prendas. Si se meten pantalones, cazadoras u otras vestimentas que tengan cremalleras o adornos metálicos, lavar con ellos cerrados para que no puedan engancharse con otras prendas o incluso romperlas.

Si metemos un edredón de plumas o un plumífero en la lavadora, incluir unas pelotas de tenis o unas chanclas de goma para que con las vueltas del tambor se golpeen las plumas y queden mas esponjosas.

La lavadora también necesita que la limpiemos de vez en cuando. Entre los pliegues de la goma siempre se acumulan pelusas, agua estancada y suciedad en general que produce mal olor, llegando a provocar que la ropa se vea afectada y no tenga el aroma a recién lavada que tanto nos gusta.

La plancha, ese electrodoméstico tan odiado (al menos por mí), es primordial para que la ropa tenga un aspecto impecable.

Plancha de hierro antigua que se calentaba en las cocinas de carbón

Si queréis ahorrar energía es conveniente planchar una vez a la semana, es decir, acumular toda la ropa y planchar todo al tiempo. Os aconsejo comprar una buena plancha, con gran chorro de vapor, es la forma de conseguir dar menos pasadas para eliminar las arrugas y por tanto ganar tiempo.

A la hora de planchar es cuando encontramos que le falta un botón a una camisa, se ha descosido el bolsillo del babi de los niños o cualquier otro desperfecto por lo tanto es conveniente tener a mano el costurero para ir arreglando esos pequeños rotos. Casi todas las prendas que compramos ahora vienen con botones de repuesto, yo los meto todos en un tarro y así cuando necesito uno sé donde puedo encontrarlo fácilmente.

Guardad en un tarro los botones que vienen de repuesto y siempre los tendréis a mano

Algunas camisas, blusas o incluso las cortinas pierden con los lavados el “apresto”, es decir, esa textura que le da mas cuerpo a la ropa. Yo utilizo almidón en spray para esas ocasiones aunque sin abusar. Ya pasó el tiempo en que almidonaba con almidón de piedra a mano !!!!

Por último os aconsejo utilizar detergentes neutros, son mas ecológicos, dejan las prendas menos áspera y la ropa blanca mantiene más tiempo ese aspecto de recién comprada, blanca, blanca.

Un buen planchado es imprescindible para lucir la ropa impecable

Siguiendo estos consejos, que se convierten en rutina, conseguiréis que la ropa dure mucho más tiempo como recién comprada.

Deja un comentario