Decoración, Dulces, Recetas de Cocina

Candy Bar navideño, es tiempo de excesos

La Navidad es tiempo de excesos por excelencia. Nos excedemos en las comidas, en los gastos, en las salidas de fiesta…y por supuesto en la ingesta de dulces. A mí es lo que más me  gusta de estas fiestas junto con la noche de Reyes, debe ser la parte de niña que aún llevo dentro. Este año he decidido poner los dulces en una mesa buffet, en definitiva, un Candy Bar. Me ha parecido divertido, a los niños les encantará, es muy cómodo y además se ha integrado en la decoración navideña.

Lo podemos colocar en un rincón de la sala, cerca de la mesa de café, en la zona de comedor o incluso en una consola de paso al comedor.

Una bandeja de cupcakes navideños, el brownie con nata y grosella, los bastones de caramelo, unas piruletas de merengue, las peladillas, las galletas de Navidad y  la casita navideña de jengibre, son parte de lo que he puesto para los primeros días porque como se acabarán enseguida iré cambiando por otros, entre los que seguro estarán los turrones, mazapanes, polvorones, bombones,cortadillos, pan de Cádiz… Todos estos  elementos junto con las ramas rojas, las velas, las luces y sus colores,   forman un bodegón que llamará la atención de todos aquellos que nos visiten en estos días. Os dejo unas ideas para que os inspiréis y las adaptéis a vuestro estilo y necesidades.

He colocado las peladillas en cucuruchos listas para  cogerlos fácilmente, es mucho más cómodo que en una bandeja.

Preparadas en cucuruchos para coger al pasar por nuestro candy bar

Las galletas de jengibre, tan típicas de Navidad, están sobre la mesa en una fuente de cristal listas para caer en la tentación cada vez que pasemos cerca.

No hay quien se resista al pasar cerca del candy bar

Los bastones de caramelo yo siempre los asocio a esta época, son preciosos y además  están buenísimos. Puestos en un tarro de cristal y con un cono de gominolas en el centro hará las delicias de grandes y pequeños mientras los disfrutan juntos durante tantos días de fiestas y juegos con la familia y amigos.

Son tan bonitos que da pena comerlos

Ni el brownie ni los cupcakes son típicos de Navidad pero en mi casa les encantan, son estupendos para este candy bar y no me digáis que no es delicioso tomarse un chocolate o un café con un trozo de brownie viendo una película navideña. Yo les he puesto una decoración propia de estos días para completar el ambiente

Con nata, grosellas y hojas de menta para dar el color navideño a nuestro candy bar

¡¡¡Y la casita dulce de Navidad!!! No puede faltar en una mesa de dulces en estas fechas. Hay que ir comiéndola poco a poco, las gominolas, el chocolate, el azúcar glaseado del tejado, la puerta… seguro que aunque parezca que durará muchos días, ¡iremos viendo como va siendo desmantelada hasta que no quede mas que un solar!

Que nos dejará Papá Noel?

He colocado unas pequeñas bolsas de celofán  y unas pinzas  para que, si alguno quiere, las utilicen para llevarse los dulces como si fuese una tienda de chucherías pero está en el candy bar de nuestra casa-

Es muy práctico, se levantan a llenar su bolsa en el candy bar  y a seguir viendo la película o a seguir divirtiendose con el juego de mesa

El resultado es un rincón muy agradable, pensado para disfrutar estos días de fiestas en que la casa está llena de gente, todos tenemos un montón de cosas que hacer como comprar, cocinar, hacer y recibir visitas… esto  nos facilita el trabajo  porque cada uno se sirve lo que le apetece y es estupendo para las tardes de charla, juegos y películas en casa. También podéis tomarlo como referencia para un Candy Bar en cualquier tipo de evento o reunión. Espero que os guste:

Este es el resultado de nuestro candy bar navideño

Deja un comentario