Decoración, Dulces, Recetas de Cocina

Una casita de Navidad de cuento

La Navidad es un momento que siempre nos trae recuerdos de nuestra infancia, esos momentos felices llenos de olores y colores imborrables y tenemos que conseguir  que los más pequeños creen los suyos. Una buena manera es hacer esta casita de jengibre que además de ser comestible, recordarnos el cuento de Hansel y Gretel y ser muy decorativa, hará las delicias de los niños de la casa.

La verdad es que es laboriosa, sobre todo en la decoración del exterior pero también nos permite ser creativos y poner todos los elementos que se nos ocurran y asociemos con la Navidad.

Depende del tamaño de la casa que queramos hacer y la dificultad de su “construcción” es mayor si es muy grande. Yo he decidido hacerla de un tamaño medio y para eso recorte unas plantillas de cartón que forré con papel film ya no que encontré ningunas, de las que venden en tiendas especializadas, que se ajustasen a lo que yo quería y además me parecía un poco absurdo comprar unos moldes que tienen un uso tan escaso.

Las medidas que hice son:

  • 2 piezas rectangulares de 22 x 14 para el tejado
  • 2 piezas rectangulares de 20 x 14 para los costados
  • 2 piezas de 20 x 21 para los frentes de la casa, con forma de tejado a dos aguas y en una  de ellas hice la puerta y una ventana
????????????????????????????????????
Pared trasera de la casita
????????????????????????????????????
Fachada principal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ingredientes para una casita de este tamaño:

  • Una taza y media de azúcar moreno (yo tomo como medida una taza de las de té)
  • 5 tazas de harina
  • 250 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 4 yemas de huevo
  • 1 cucharada y media de bicarbonato
  • 4 cucharadas de jengibre en polvo
  • 6 cucharadas de sirope de caramelo
  • 2 cucharadas de canela

Elaboración:

En un bol mezclamos la mantequilla con el azúcar y batimos hasta que sea una mezcla esponjosa. Añadimos las yemas de huevo de una en una, sin incorporar la siguiente hasta que la anterior esté completamente integrada. Sobre esta mezcla tamizamos la harina, la canela, el jengibre y el bicarbonato y añadimos las cucharadas de sirope. Mezclamos con una espátula y después con las manos. Nos tiene que quedar una masa que no se pegue en las manos. Si esto ocurre podemos ir añadiendo harina en pequeñas cantidades hasta conseguir la consistencia adecuada.

Precalentamos el horno a 180 grados y mientras vamos a hacer las piezas que formaran la estructura de la casa. Extendemos un papel de horno sobre la encimera, espolvoreamos con harina, ponemos una porción de la masa sobre ella y ponemos otro papel de hornear encima. Pasamos el rodillo hasta aplanar y conseguir un grosor de medio centímetro  o algo menos. Ponemos la plantilla elegida sobre la masa y recortamos con un cuchillo afilado. La colocamos sobre la placa de horno en el mismo papel en el que hemos extendido la masa después de haber eliminado los restos de masa sobrantes. No olvidéis hacer la puerta¡¡¡

Hacemos lo mismo con el resto de las piezas. Es posible que no podáis hornearlas todas al tiempo, yo solo dispongo de dos placas de hornear y tuve que hacerlo en dos veces. Si es ese el caso, esperad hasta que se hayan enfriado tanto las galletas como las placas porque la galleta recién salida está blanda y se rompe fácilmente y además no podemos poner las otras piezas para hornear sobre las placas calientes porque la masa se deforma antes de que se tueste.

????????????????????????????????????
Así sale del horno

Cuando ya están todas las piezas frías podemos empezar la construcción y para ello necesitamos el “cemento” que se hace con la glasa real

Ingredientes para la glasa real:

  • 4 claras de huevo
  • 5 tazas de azúcar glas

Elaboración:

Se montan las claras a punto de nieve fuerte y se añade el azúcar, se sigue batiendo hasta su total incorporación y esperamos unos 10 minutos para empezar a usarla.

Empezamos por las paredes, uniendo un lateral con un frente y luego el otro. Esperamos una media hora hasta que esas dos partes se hayan secado y las juntamos, formando la casita pero a falta del tejado

????????????????????????????????????
Aquí podéis ver como se van poniendo las piezas

Dejamos que se seque bien, yo lo dejé por los menos 3 horas porque el tejado debe posarse sobre esa base y debe estar perfectamente solida.

Colocar el tejado utilizando la misma glasa real para unir las piezas y dejar secar de nuevo. Esto es lo que más cuesta porque, al menos yo, estaba deseando empezar a decorar la casa. Os aconsejo que la montéis sobre una base que podáis girar para que al ir recubriendo cada lado se pueda mover con facilidad.

????????????????????????????????????
Ya tenemos la casa levantada

Lo primero es cubrir el tejado con nieve y es tan fácil como echar la glasa. Como es bastante densa quedará como si tuviese encima una gran nevada.

Para los adornos de color yo compré unas pastillas de glasa de colores que venden en grandes superficies, parece plastilina, se trabaja muy bien y solo hace falta mojarla con una gotita de agua para que pegue aunque si el adorno que hacéis es muy grande también podéis usar la glasa real blanca para que se fije. Utilizad gominolas, caramelos, bastones, chocolate…cualquier dulce que os apetezca para decorar la fachada y hacer vuestra casita, yo solo intento daros una idea.

 

????????????????????????????????????
La canela parecen troncos a la puerta
????????????????????????????????????
Se modelan las formas que más nos gusten

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Colocad la puerta entreabierta como en la casita de la bruja del cuento de Hansel y Gretel, invitando a entrar a comer los dulces. Espolvoread con azúcar glas por encima para imitar los copos de nieve recién caída y ya esta lista

????????????????????????????????????
Este es el resultado que me ha quedado

 

Tiempo: 2 horas para la masa y el horneado + el tiempo de decoración

Dificultad: media

1 thought on “Una casita de Navidad de cuento

Deja un comentario